Conejos en extinción, por primera vez en la historia

En el mundo existen más de 5 mil especies en peligro de extinción y por primera vez en la historia, la UICN cataloga al conejo como una de ellas...

Conejos en extinción, por primera vez en la historia

En el mundo existen más de 5 mil especies en peligro de extinción y por primera vez en la historia, la UICN cataloga al conejo como una de ellas.

agronoticias

De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en el mundo existen aproximadamente 5 mil 200 especies en peligro de extinción, entre ellos el gorila de montaña, el oso polar, el tigre de Sumatra, el oso panda y el pangolín; sin embargo, según apunta la institución, por primera vez en la historia el ‘conejo’ se encuentra catalogado como una especie en peligro.

Si bien el conejo no se encuentra aún en situación crítica, es alarmante cómo cerca del 70% de su población se ha disminuido a lo largo del último decenio, trayendo como principal consecuencia la insalvable recuperación de especies.

¿Por qué es tan importante el papel del conejo para los demás animales? Cerca del 40% de las especies dependen de él para alimentarse, por lo que su desaparición significaría la aniquilación total de otras muchas especies.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza, existen dos causas principales que han propiciado la reducción de la población del conejo. En primer lugar, enfermedades como la mixomatosis y la enfermedad hemorrágico vírica.

En segundo, la agricultura intensiva y los cambios de uso de suelo. Estos han afectado la estructura de los hábitats de los que depende este animal, llegando incluso a provocar su desaparición.

Según apunta el UICN, las causas por las que las diferentes especies del mundo se encuentran al borde de la extinción son muy variadas, pero entre las problemáticas principales se encuentran: la destrucción y fragmentación de sus hábitats, el cambio climático, el tráfico ilegal, la caza furtiva y la introducción de especies exóticas.

Si bien la conservación de las especies no es tarea fácil, algunas acciones que podrían marcar la diferencia son: evitar la deforestación, castigar con dureza la caza ilegal y el tráfico de especies, crear reservas naturales, luchar contra la contaminación y el cambio climático y fomentar programas de reproducción y reintroducción de especies. (LA VERDAD)

En el mundo existen más de 5 mil especies en peligro de extinción y por primera vez en la historia, la UICN cataloga al conejo como una de ellas.

De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en el mundo existen aproximadamente 5 mil 200 especies en peligro de extinción, entre ellos el gorila de montaña, el oso polar, el tigre de Sumatra, el oso panda y el pangolín; sin embargo, según apunta la institución, por primera vez en la historia el ‘conejo’ se encuentra catalogado como una especie en peligro.

Si bien el conejo no se encuentra aún en situación crítica, es alarmante cómo cerca del 70% de su población se ha disminuido a lo largo del último decenio, trayendo como principal consecuencia la insalvable recuperación de especies.

¿Por qué es tan importante el papel del conejo para los demás animales? Cerca del 40% de las especies dependen de él para alimentarse, por lo que su desaparición significaría la aniquilación total de otras muchas especies.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza, existen dos causas principales que han propiciado la reducción de la población del conejo. En primer lugar, enfermedades como la mixomatosis y la enfermedad hemorrágico vírica.

En segundo, la agricultura intensiva y los cambios de uso de suelo. Estos han afectado la estructura de los hábitats de los que depende este animal, llegando incluso a provocar su desaparición.

Según apunta el UICN, las causas por las que las diferentes especies del mundo se encuentran al borde de la extinción son muy variadas, pero entre las problemáticas principales se encuentran: la destrucción y fragmentación de sus hábitats, el cambio climático, el tráfico ilegal, la caza furtiva y la introducción de especies exóticas.

Si bien la conservación de las especies no es tarea fácil, algunas acciones que podrían marcar la diferencia son: evitar la deforestación, castigar con dureza la caza ilegal y el tráfico de especies, crear reservas naturales, luchar contra la contaminación y el cambio climático y fomentar programas de reproducción y reintroducción de especies.